Es la primera cascada de agua que es posible ver cuando va hacia el parque ya que se encuentra a un costado del camino queune el Radal con el sector de las Siete Tazas esta caída de agua tiene una altura cercana a los 50 metros y al descender el agua produce una neblina que es posible ver desde el mirador y la cual le da el nombre a esta cascada.

A su alrededor se encuentran gran cantidad de arboles nativos entre los cuales se encuentran el coigüe, avellano, ciprés de cordillera, el radal entre otros. También se logra escuchar a los loros tricahue que se encuentran en peligro de extinción, así como también a las tencas y a los carpinteros negros.

El área presenta sectores de extraordinaria belleza escénica entre las que sobresalen Las Siete Tazas, que corresponde a una secuencia de siete caídas de agua y sus respectiva pozas, que se destacan en el fondo de roca negra basáltica del río Claro. Existen además dos grandes saltos de agua, El Velo de la Novia y El Salto de La Leona.