Esta reserva nacional se ubica en la región del Maule, a 76km de Curicó y a 50km de la ciudad de Molina.

Se conoce como “Las Siete Tazas” por las siete pozas de agua que se forman en la zona, agua que viene del Río Claro y que se asienta sobre siete diferentes tazas de material basáltico, creando pequeñas cascadas donde los turistas pueden nadar y disfrutar del bosque alrededor.

Además de las siete tazas, también es posible apreciar una cascada de 50 metros de altura conocida como “Velo de la Novia.” Todas las caídas de agua están rodeadas de frondosos bosques de especies nativas, muchas de las cuales se encuentran en peligro de extinción.

Otros lugares para visitar en la Reserva son el Cerro Radal, Cerro El Alto, Salto La Leona, Cerro El Fraile, Parque Inglés y Quebrada El Frutillar.

La Reserva Siete Tazas es bastante popular entre las familias chilenas, quienes preparan viajes en grandes grupos hasta la zona para disfrutar del aire puro y la flora y fauna del lugar. En Siete Tazas es posible realizar asados en espacios definidos, acampar, caminar entre el bosque y nadar en las limpias aguas del lugar.

Para llegar a la Reserva, desde Molina, se recorre un camino de 45km hasta El Radal, desde donde se recorren otros 9km hasta llegar al sector Parque Inglés, por donde se ingresa a Siete Tazas.